Cómo somos capaces de anticipar palabras antes de escucharlas.

“Si vas a ir a la playa, ponte… “

Si has continuado la frase con crema, significa que tu cerebro ha puesto en marcha un mecanismo de predicción por el que ha sido capaz de anticipar palabras sin necesidad de leerlas. Este fenómeno se había asociado con la capacidad humana de elaborar mentalmente las diferentes frases que escucha o lee.

Según esta teoría, mientras las personas leen o escuchan, además de estimular las áreas cerebrales implicadas en la compresión y decodificación de la información, se pone en marcha la red relacionada con la producción del lenguaje.

Esta red es un complejo sistema compuesto por diferentes partes del cerebro que se activa cuando un emisor desea elaborar un mensaje. El proceso abarca desde la selección mental de las palabras, los sonidos y los fonemas, hasta la pronunciación.

Sin embargo, esta hipótesis no había sido probada hasta ahora. El Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) de San Sebastián ha sido el encargado de llevar a cabo el primer estudio al respecto, publicado en Scientific Reports.

Este trabajo ha demostrado de forma empírica, la relación entre la habilidad del cerebro para predecir las palabras y la activación de las áreas implicadas en la producción del lenguaje. Los resultados confirman la importancia de la predicción para facilitar la fluidez en las conversaciones.

En este sentido, el equipo de investigadores realizó un estudio que proporciona la primera evidencia directa de que la disponibilidad del sistema de producción del habla es necesaria para generar predicciones léxicas durante la comprensión de oraciones.

Metodología del estudio

Para lograrlo, los voluntarios que participaron (60 personas; 31 mujeres y 29 hombres), con edades comprendidas entre los 19 y 30 años, fueron separados aleatoriamente en tres grupos:

  • El primero, debía leer las frases en silencio mientras pronunciaban una misma sílaba constantemente (SP); lo que de acuerdo con los investigadores, bloquea el sistema motor involucrado en la producción del lenguaje.
  • El segundo grupo sólo debía leer las oraciones realizando un movimiento no relacionado con la producción del lenguaje (TT), en este caso fue un ruido realizado con la lengua, con el fin de imitar la producción de sílabas sin bloquear el sistema de producción.
  • Y el tercer grupo que debía escuchar su propia voz en la lectura de las frases (SL), con el fin de imitar la percepción de la retroalimentación inherentemente asociada a la producción de sílabas como en el primer grupo.

A estos voluntarios se les presentaron frases incompletas antes de la frase sustantiva crítica y se les pidió que completaran la oración con la primera palabra que les viniera a la mente.

Los estímulos consistían en 100 contextos de oraciones con dos posibles frases sustantivas críticas (artículo + sustantivo) esperadas o inesperadas; por ejemplo: “La ropa está sucia, ponla en la lavadora/el suelo por favor”.

Mientras a los participantes se les presentaban las oraciones en un monitor de computadora, los investigadores registraban la actividad electrofisiológica del cerebro.

¿Porque me debería interesar como fisioterapeuta?

Los resultados del estudio, demuestran la relación que existe entre la habilidad que tiene el cerebro para predecir palabras y la activación de las áreas cerebrales implicadas en la producción del lenguaje y, según el BCBL, “sugieren una nueva vía para tratar afecciones relacionadas con el lenguaje. Y proporciona “la primera evidencia directa de una implicación fuerte y relevante del sistema de producción en la predicción léxica durante la lectura de frases”.

Proporcionan “la primera pieza de evidencia de que la predicción es un proceso cognitivo lo suficientemente fuerte/relevante como para sobrevivir a la doble tarea no verbal.

Y “además de arrojar luz sobre la relación que existe entre el sistema de producción del lenguaje y la buena comprensión del mismo, los resultados del estudio ponen de manifiesto la necesidad de tratar el lenguaje como una unidad global que integre de manera conjunta la compresión y producción”, enuncian en las conclusiones del artículo.

“Con la evidencia neuropsicológica que muestra que los pacientes afásicos con habilidades de producción altamente dañadas pueden tener la comprensión del lenguaje de alguna manera preservada. Por lo tanto, la producción es necesaria para la predicción, pero la predicción no es obligatoria para una integración adecuada. También afirman que la falta de disponibilidad del sistema de producción durante la lectura del contexto de la oración no es perjudicial para la integración apropiada del sustantivo predecible”.

 

Este artículo pone de manifiesto la necesidad de tratar el lenguaje como una unidad global que integre de manera conjunta la compresión y producción. “Hasta ahora, muchos investigadores las han explorado de manera independiente, como procesos distintos y separados”, apunta Clara Martín.

“Hay teorías que van más allá y explican que toda nuestra vida está basada en la predicción y que cada milisegundo anticipamos los estímulos que vamos a recibir, no solo en el lenguaje, también de forma visual, olfativa o táctil”, sostienen desde el BCBL.

Por tanto, ante esta nueva evidencia, se siguiere un nuevo diseño de mecanismos más efectivos para pacientes con alguna afectación relacionada con el lenguaje, teniendo en cuenta que no se tratan de trastornos aislados, por lo tanto, tratando el mecanismo de producción tratamos a la vez el de predicción, y viceversa.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.